Del 12 al 15 de octubre en Roma, el Simposio mundial de la Familia Vicentina y el Encuentro con el Papa Francisco.

Un Año Jubilar marcado por la caridad globalizada tras las huellas de San Vicente de Paúl, este es el hilo conductor que anima a la gran Familia Vincenciana, presente en 150 países con más de 2 millones de miembros, en el año que se celebran cuatro siglos del origen del Carisma Vicenciano.

Un año intenso de rejuvenecimiento espiritual que comenzó en enero con la peregrinación del corazón de San Vicente de Paúl (de gira por Francia y continuará los próximos cuatro años en Europa y luego en todo el mundo), pasando por Bruselas en junio con la presentación al Parlamento Europeo del proyecto de la Alianza de la Familia Vicenciana con los sin hogar, cuyo lanzamiento oficial está programado para el 14 de octubre en el encuentro con el Santo Padre durante el Simposio Mundial de la Familia Vicenciana, programado en Roma del 12 al 15 de octubre.
Cuatro días de oración, reflexión, encuentro y fraternidad que reunirán en Roma, procedentes de todo el mundo, a aquellos que eligieron seguir este carisma nacido de la experiencia que vivió en San Vicente de Paúl. Este “grano de mostaza”, sembrado en 1617, ha dado como fruto la Congregación de la Misión y la Compañía de las Hijas de la Caridad, se ha ramificada en instituciones y asociaciones, convirtiéndose así en un gran árbol (Mc 4,31-32). Vuestra familia – Ha recordado el Papa en el mensaje del 400 Aniversario del Carisma Vicenciano- “comenzó con este granito de mostaza: San Vicente no quiso nunca ser un protagonista o un líder, sino “un granito”.

“Servir a Dios en los pobres, a través de la predicación del evangelio (misión) y el apoyo a los necesitados (caridad): es desde donde nace este deseo de una caridad globalizada”, dice el Padre Tomaž Mavrič CM, Superior General de la Congregación de Misión, en la víspera del Simposio de Roma, donde se esperan más de 10.000 personas de 90 países: “Será un momento de gracia para aquellos que pueden estar físicamente en Roma, pero también para aquellos que no pueden estar allí, todos estarán conectados por medios de comunicación modernos porque queremos con todo nuestro corazón que esta sea una fiesta de toda la familia vicenciana, de todos aquellos que se sientan cerca de este carisma. Ojalá se sintieran todos abrazados estos días. Juntos abrimos nuestros corazones a Jesús; Jesús hablará y nosotros responderemos porque queremos que la caridad sea globalizada y haremos todo lo posible para avanzar en esta dirección “.

Una dirección que este año ha concretizad en las más variadas situaciones: en Brasil, por ejemplo, la Familia Vicenciana escribió una carta abierta para condenar la corrupción que está destruyendo los cimientos de la sociedad del país; en la India ha decidido construir casas para las personas sin hogar; en Corea del Sur las Hermanas de la Caridad de Seton Hill han lanzado nuevos servicios para apoyar a los refugiados norcoreanos; en Haití la actividad ha comenzado a través de la presencia de dos Misioneros Siervos de la Santísima Trinidad.
“Fui forastero y me acogisteis” (Mateo 25,35). Este es el tema del Jubileo y es también el tema del Simposio durante el cual se lanzará la otra iniciativa de este Año de Gracia: el Festival Internacional de Cine de la Familia Vincenciana “FindingVince400”.

La presentación oficial del Simposio de la Familia Vincenciana tendrá lugar durante una conferencia de prensa en Roma la próxima semana (fecha, hora y métodos de acreditación serán proporcionados en la invitación que enviaremos posteriormente) durante el cual podrá conocer a los protagonistas de la iniciativa.

###
Elena Grazini
Comunicazione
Simposio FamVin
elena@elenagrazini.it
338/190 24 36

Carta del Papa Francisco: http://famv.in/Francis-ESP